Cirugía Artroscópica de Hombro

Cirugia-del-hombro

La cirugía artroscópica de hombro, ha dado un vuelco en los últimos 10 años debido a la introducción de instrumental y tecnología de avanzada, permitiendo resultados iguales o mejores que con la cirugía abierta, con menor morbilidad tanto estética como funcional.

La cirugía del hombro la podemos dividir en:

  • Cirugía de Articulación Glenohumeral
  • Cirugía del Espacio Subacromial

Cirugía artroscópica de  hombro

En toda cirugía artroscópica, del hombro, se explora ambos espacios, y se corrigen todas las lesiones que se encuentren. En muchas ocasiones, tenemos un diagnóstico, y se encuentran otras lesiones no diagnosticadas.

Por ejemplo: Diagnóstico : una ruptura parcial del manguito rotador con lesión del tendón del bíceps y encontramos el rodete glenoideo desinsertado.

Vamos a hacer una breve introducción a algunas de las patologías más frecuentes en el hombro así como una breve introducción del tratamiento intraoperatorio.

 

  • Síndrome de Choque Crónico Subacromial.
  • Rupturas de Espesor Parcial del Manguito de los Rotadores.
  • Roturas de Espesor Completo del Manguito de los Rotadores.
  • Inestabilidad Glenohumeral (Luxaciones Recidivante Glenohumeral).
  • Lesión de SLAP o Lesión del Complejo Superior del Labrum Antero Posterior.

Ventajas de la Artroscopia

  1. Reduce la inmovilización post operatoria, pues el paciente puede retornar al trabajo sedentario casi inmediatamente, y al trabajo más vigoroso dentro de una o dos semanas después del procedimiento artroscópico.
  2. Pequeñas incisiones. La artroscopia diagnóstica y terapéutica puede ser llevada a cabo a través de pequeñas incisiones alrededor de la articulación. Esto obviamente evita las cicatrices importante a nivel de la articulación.
  3. Menor respuesta inflamatoria. Las pequeñas incisiones a través de la cápsula y sinovial resultan en una menor intensidad de respuesta inflamatoria que las artrotomías estándares, y esto provoca menos dolor postoperatorio, rehabilitación y vuelta al trabajo más rápidas.
  4. Reducción del porcentaje de complicaciones. Se han comunicado porcentajes muy bajos de complicaciones en los procedimientos artroscópicos. En 0,1 a 0,2%.
  5. Posibilidad de realizar procedimientos quirúrgicos que son difíciles o imposibles a través de una cirugía abierta. Un número de procedimiento quirúrgicos son realizados más fácilmente con técnicas artroscópicas que por cirugía abiertas.

Post Operatorio

En toda cirugía articular, la rehabilitación tanto en el preoperatorio como en el post operatorio es tan importante como la misma cirugía. Según la lesión los protocolos de rehabilitación varían, pero en general, la movilización pasiva debe iniciarse incluso en postoperatorio mediato.

Es importante estar claro en las expectativas del tiempo de recuperación, para lo cual la comunicación con su médico es fundamental. Por ejemplo, los protocolos de rehabilitación en una ruptura masiva del manguito rotador son largos (de 6 meses a 1 año).

Sin embargo, si en la cirugía no se evidencia lesiones, solo el síndrome de choque subacromial, el período de recuperación es muy corto. A menudo en 3 a 4 semanas puede reintegrarse a sus actividades cotidianas.

En el caso de Inestabilidad tanto en Bankart como en SLAP, en la cual se realizó la fijación del rodete, hay que tener un tiempo de inmovilización para la fijación del mismo al hueso. En estos casos, las anclas con la sutura lo que hacen es fijar el rodete al hueso, pero la cicatrización del rodete al hueso puede demorar hasta 6 – 8 semanas. Por eso en estos casos, al igual que en la fijación del manguito, requiere, inmovilización, siempre con ejercicios guiados para evitar adherencias.

Los comentarios están cerrados.